Colombia y el ocio nocturno, una oportunidad para dinamizar la economía y el turismo

816
  • El informe de Ostelea recalca que según Expobar 2018, la industria nocturna colombiana mueve alrededor de 3 billones de pesos anuales.
  • En las metrópolis más importantes de Colombia se está apostando por el modelo “Ciudades 24 horas”.
  • Cali es considera como pionera en el fomento de la cultura nocturna en Latinoamérica.

Bogotá, septiembre de 2019. El 2018 fue histórico para el turismo colombiano, según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, el número de visitantes extranjeros subió 9% en comparación con el 2017 y se convirtió en mejor año en la historia del país. De esta manera, los visitantes no residentes que visitaron Colombia fueron 4.276.146 y la ocupación hotelera alcanzó el 55%.

Un informe de Ostelea, entidad perteneciente al Grupo Planeta Formación y Universidades, sobre el ocio nocturno, destaca la oportunidad que le abre al turismo en esta modalidad para dinamizar la economía. El análisis, advierte que Colombia se ha convertido en uno de los destinos turísticos más dinámicos y pujantes de Latinoamérica con una oferta basada en la naturaleza y la cultura, en la que cada vez tiene más peso el ocio nocturno.

Así mismo, detalla que según cálculos de Expobar 2018, la industria nocturna mueve alrededor de 3 billones de pesos al año, en el que solo en Bogotá el sector genera unos 34.000 empleos directos, sumándoles otros 30.000 durante los fines de semana, con alrededor de 10 mil bares registrados según la Cámara de Comercio de la ciudad. Adicional, hay 200 locales de música en vivo, seis zonas gastronómicas y una gran cantidad de actividades culturales nocturnas durante todo el año.

Sobre el éxito y auge del ocio nocturno en la ciudad, Dr. Pablo Díaz de Ostelea, destacó: “Bogotá consiguió ser nombrada en 2012 como ‘Ciudad de la Música’ por la UNESCO, un reconocimiento a su tradición y a su industria musical, pero la acción más destacada de la capital colombiana dentro de su estrategia fue la creación -en 2017- del ‘Sello Seguro’, que trata de promover una industria del ocio nocturno segura, legal y responsable, por medio de un plan de colaboración activa entre la Alcaldía y Asobares”.

La iniciativa se basa en que, para obtener el sello, los locales aspirantes deben cumplir 16 requisitos entre los que se destacan los planes de evacuación, insonorización, vigilancia y eliminación de desechos. Con la distinción los establecimientos no solo suponen un elemento de visibilización y calidad, sino que además les permite obtener una serie de beneficios como horarios de apertura más amplios o apoyo del Distrito en la promoción turística de los locales.

Dos de las zonas de Bogotá más beneficiadas por el “Sello Seguro” son la zona rosa y el Parque de la 93, ambas con una animada vida nocturna y gran oferta de bares y restaurantes.

 

 

En Cali la noche también ‘pega’

Cali, tradicionalmente conocida como la ‘capital de la salsa’, se puso en 2016 a la vanguardia del ocio nocturno latinoamericano al convertirse no solo en la primera ciudad del país (sino de Suramérica) en tener un alcalde de la noche. La denominación de esta figura es la de ‘Gerente Nocturno de Cali’. Tras años de políticas nocturnas basadas en restricciones de los horarios para la venta de alcohol, la situación empeoró: ilegalidad, corrupción o traslado de comercios hacia las afueras de la ciudad, llevó a tomar la decisión de apostar por una “ciudad 24 horas” para atraer el turismo, crear empleos y reducir la conflictividad asociada a la vida nocturna.

Actualmente, los horarios de rumba en Cali son más amplios que los de Bogotá y tras un acuerdo entre la Alcaldía y los empresarios, desde diciembre de 2018 los bares pueden abrir de lunes a lunes hasta las cuatro de la madrugada. Algunas de las zonas más populares para disfrutar de la noche son Juanchito, Parque de los gatos o San Antonio, donde se puede pasar el rato en pequeños bares y charlar mientras se escucha música rock o ir a grandes discotecas para bailar champeta, salsa choque, vallenato y merengue.

De nivel internacional

Si bien hay otras ciudades con una importante dinámica nocturna, los ‘certificados’ obtenidos por Bogotá y Cali las han llevado a ser pioneras en el país. “Por ejemplo, el sello ‘Triple Excellence Nightlife’, otorgado por la International Nightlife Association, dándole el rotulo de calidad a la oferta del ocio nocturno a nivel internacional a Bogotá, es una prueba de ello. Por su parte Cali, se ha puesto a la vanguardia de Latinoamérica en la gestión de la vida nocturna gracias a la creación de la figura del ‘gerente nocturno’, idea aplicable para otras zonas del país”, añadió el Dr. Pablo Díaz de Ostelea.

La importancia del ocio nocturno, especialmente cuando se asocia al sector turístico, es un fenómeno global que incide especialmente en las grandes ciudades y capitales de aquellos países con una industria turística potente. Para hacerse una idea de su alcance económico, vale la pena analizar los ingresos generados por la economía nocturna en Gran Bretaña que según la Night Time Industries Association son de aproximadamente 66.000 millones de libras anuales. Las actividades nocturnas emplean a cerca de 1,3 millones de personas, lo que representa alrededor del 8% del empleo británico.

Dándole un vistazo al caso de Estados Unidos, solo en Nueva York hay 26.000 establecimientos para comer o beber durante la noche, aportando más de 10 mil millones de dólares a la economía de la ciudad y generando 300.000 empleos.