Un nuevo estudio del Instituto de Tecnología de Georgia sugiere que soñar despierto no es necesariamente algo malo. Puede ser una señal de que eresrealmente inteligente y creativo.

Investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia colocaron a más de 100 personas en una máquina deresonancia magnética y les pidieron que se concentraran en un punto fijodurante cinco minutos para registrar su actividad cerebral  en reposo. Esto le dio a los científicos una lectura sobre las fortalezas de las conexiones en los cerebros de los participantes que se sabe están involucrados en procesos de pensamientomás complejos, como el razonamiento y el recuerdo.

“Las regiones cerebrales correlacionadas nos dieron unaidea de qué áreas del cerebro trabajan juntas durante un estado despierto y enreposo”, señaló Christine Godwin, coautora del estudio.

Atención e inteligencia

Además de la resonancia magnética, se les pidió a losparticipantes que completaran una batería de pruebas para medir aspectos deatención e inteligencia.

En general, los investigadores encontraron que las personasque obtuvieron puntajes altos en las pruebas que requieren una inteligenciaalta eran también las mismas personas que tendían a dejar vagar su mente cuandotrabajaban con tareas más fáciles.

“Si eres bastante inteligente y estás haciendo unatarea fácil, entonces puedes desempeñarte a un alto nivel, utilizando menos dela capacidad máxima de tu cerebro. Si se trata de una tarea más desafiante, unaconversación más profunda, es probable que necesites prestar atención”,destacó Godwin.

Eric Schumacher, profesor asociado de psicología delInstituto de Tecnología de Georgia y tambiéncoautor del estudio, agregó que las personas tienden a pensar en la distracciónmental como algo que malo, ya que  “intentasprestar atención y no puedes”. “Nuestros datos son consistentes conla idea de que esto no siempre es verdad. Algunas personas tienen cerebros máseficientes“, enfatizó.

¿Cómo puedes saber si tu cerebro es eficiente?

Una pista es quepuedes entrar y salir de las conversaciones o tareas cuando corresponda, luegovolver a sintonizar de forma natural sin perder puntos o pasos importantes.

“Nuestroshallazgos me recuerdan al profesor distraído, alguien brillante, pero fuera desu propio mundo, a veces ajeno a su propio entorno”, dijo Schumacher.”O escolares que están demasiado avanzados intelectualmente para susclases. Si bien sus amigos pueden tardar cinco minutos en aprender algo nuevo,lo resuelven en un minuto, luego se dan cuenta y comienzan a soñar despiertos”.

Godwin y Schumacher piensan que estos hallazgos abren lapuerta a investigaciones de seguimiento para comprender mejor cuándo ladistracción mental es dañina y cuándo puede ser realmente útil.

Fuente: Hola Doctor