Hacia una cultura de aseguramiento de las unidades residenciales y sus contenidos

117

Tan solo el 5% de los hogares en el país están asegurados, afirma la Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda. Uno de los riesgos a los que más se exponen las unidades de vivienda son los robos. En el primer semestre del año, se registraron 12.002 hurtos a residencias en Colombia, según estableció el Grupo de Información Estadística del Ministerio de Defensa.

Los investigadores de la Policía Nacional de Colombia coinciden que, en la mayoría de los casos, la mejor forma para evitar el hurto a residencias es que los ciudadanos no escatimen en medidas de seguridad y prevención; y los expertos en aseguramiento recomiendan adquirir pólizas que blinden los hogares frente a diferentes riesgos que puedan ocurrir para evitar crisis financieras que afecten el núcleo familiar en caso de presentarse un siniestro.

Los residentes de viviendas en Colombia no solo se exponen a robos, los hogares también están en peligro por actos más allá de la criminalidad como incendios o daños por terceros, por lo cual la cultura del aseguramiento debería ser una realidad. Pero, ¿por qué no lo es?

Una primera razón es que dentro del ambiente asegurador se menciona que hay una percepción de que el seguro residencial es costoso, cuando en realidad es de los más económicos. Una segunda explicación es que la vivienda y sus contenidos no tienen la consideración e importancia que sí tienen la alimentación, la educación y la salud en la canasta familiar.

Ahora bien, ante la preocupación por actos que afecten el bien inmueble, su integridad y contenidos,  los ciudadanos han decidido empezar a vivir en sectores cerrados. Según la socióloga urbana Sonia Roitman, en América Latina hay en la actualidad una tendencia creciente hacia la vivienda en sectores cerrados por bardas y casetas de vigilancia. Pero no solo en los sectores medio-alto y alto, sino en los medio-bajo y bajo. Esto ha conllevado a tener una noción falsa de seguridad: primero porque  la criminalidad en viviendas no se reduce a las áreas; y segundo, como ya se dijo, una residencia tiene diversos peligros que no solo se reducen al hurto.

Ante este panorama de aseguramiento y la necesidad de proteger los contenidos de las viviendas, “Chubb ha diseñado una solución innovadora que brinda a las copropiedades residenciales, empresas de vigilancia, inmobiliarias y constructoras, la opción de proteger cada unidad de vivienda en riesgos como: hurto calificado dentro del predio, daños a equipo eléctrico y electrónico, responsabilidad civil extracontractual en la copropiedad (daños a bienes de terceros) e incendio”, señaló Martha Ospina Ramirez, Gerente de Líneas Personales de Chubb Seguros Colombia S.A.

Esta póliza especializada denominada Contenidos – Copropiedades, accesible por su bajo costo anual, beneficia a quienes viven en la propiedad en el momento del siniestro. Cubre los eventos de hurto calificado en las unidades residenciales y daños accidentales ocasionados por los residentes a los demás copropietarios dentro de la copropiedad.
Fuente: IOM COMUNICACION & NEGOCIOS